viernes, 3 de febrero de 2012

Mendoza y la minería imperialista.

Tras la detención de Elena Ríos por protestar ante el gobernador de Mendoza contra la política minera de los gobernadores kirchneristas, el PTS fue la única organización política de la provincia que repudió públicamente en los medios provinciales su aprensión policial y posible procesamiento, y la persecución de los luchadores. En esta nota analizamos la situación de la cuestión minera en la provincia.

El gobernador de Mendoza, ratificó desde EEUU, donde fue a pedir créditos en el mercado financiero internacional para paliar el déficit provincial, que no tendría intenciones de dar curso a nuevos proyectos mineros en la provincia, luego de una agitada semana donde la cuestión de la megaminería estuvo en el centro de la agenda política nacional a partir de la importante lucha del Famatina ( La Rioja ), y que cruzó nuestra provincia con la visita del “ilustre estadista” Beder Herrera y el “militante antifascista” Gioja para tratar temas vitivinícolas con Paco Pérez, sospechoso gobernador de Mendoza que proviene de un estudio jurídico que representó a uno de los proyectos mineros (San Jorge) más polémicos de los últimos años.  



El domingo pasado, un tradicional columnista de Los Andes, Carlos La Rosa , señalaba que en una provincia donde la “oposición no ha sido pulverizada”, a diferencia de Cristina o gobernadores feudales como Gioja, “a Perez no le sobra capital político para el ajuste económico, sino que necesita construirlo”. Paco tuvo que retroceder de su impronta minera en el debate de candidatos televisivo que cerró la campaña electoral de octubre. Y hoy, todos barajan el momento en el que Pérez de una vuelta de página y retome la iniciativa de las multinacionales en la cuenca mineral andina, en busca de nuevos ingresos para la crítica situación fiscal de Mendoza. Es la debilidad del gobierno para asumir medidas de carácter bonapartistas, como las que vimos este primer mes del 2012 en Río Negro, la que lleva a Pérez a buscar un consenso con el resto de los partidos del régimen, y actores del poder territorial de la provincia como los intendentes departamentales; y hace que esta decisión se deslice con el fiel de la balanza permanentemente.

Las sucesivas ondas expansivas de la crisis internacional, hoy centradas en el hundimiento de la zona euro, han ido forzando a una reprimarización de las exportaciones locales, que los analistas provincianos gustan llamar “diversificación”. Este encuentro de gobernadores fijó un precio testigo y un subsidio para el mosto en toda la región con la intensión de imponer un control más estricto del destino de los stocks de la producción vinícola, ante la imposibilidad de repetir el recurso del 2008/09 de sostener los precios del vino con una reducción “fáctica” de los volúmenes. El sector petrolero, cuya producción había caído un 17% en los últimos tres años empieza a recibir mayores “presiones” de Cristina y Pérez para la exploración a partir del descubrimiento de Pan American Energy en el sur provincial y el escándalo de la asociación con Repsol, de los estafadores Vila y Manzano a los cuales el anterior gobierno del PJ le había entregado importantes áreas petroleras. La cuestión minera, aparece como el único reaseguro estratégico frente a las inestabilidades del mercado mundial y las exportaciones de productos agroindustriales locales. Si el pueblo trabajador no se hace un programa político propio para enfrentar los intereses de los imperialistas y sus secuaces regionales. El juego de regateo de los empresarios y políticos locales terminará convirtiendo la cuestión de la megaminería como una disputa entre la propia población al momento en que la crisis empiece a golpear seriamente. Para esto se preparan Pérez y la oposición patronal.

La detención de Elena Ríos por manifestarle a Pérez que no avance con la minería y respete la voluntad popular cuando éste se dirigía a la reunión con Beder y Gioja, abrió otro frente de tormenta: la aplicación regional de la línea represiva impulsada por el kirchnerismo con su ley antiterrorista y la persecución policíaca a los luchadores populares con la infiltración de la Gendarmería en las organizaciones en lucha y las movilizaciones. El ejemplo de la detención y procesamiento bajo la ley antiterrorista de ambientalistas de Catamarca, es una muestra de lo que puede venir en la provincia, donde ya hay luchadores procesados por la protesta contra los fondos de la Alumbrera en la UNCuyo. Y un llamado para reoganizar la Multisectorial en lucha para coordinar la movilización contra la persecución política y judicial que impulsa el gobierno y la oposición, con el objetivo de llegar al 24 de Marzo sin procesados por luchar.

3 comentarios:

  1. Recalculando Joyce4 de febrero de 2012, 15:34

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Un post para pensar. Existe una gran diversidad de opiniones respecto a este tema, aqui hay mucho para ampliar sobre la minería en Mendoza: http://con-ciencia-solidaria.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar